Archivo de la etiqueta: streaming

Como castillo de naipes

Cuando digo que no me gusta la televisión no es más que una simplificación para decir que no me gustan la mayor parte de los contenidos que se emiten por televisión. Sé que pocas producciones en el terreno del entretenimiento pueden llegar a la calidad de The Wire, pero tampoco lo pido. Por eso me gusta ver Castle.

En los últimos dos o tres años he disfrutado con Breaking BadSherlock, Black Mirror, Juego de Tronos o True Detective. A quienes nos gusta el cine, las series de televisión han venido a llenar un hueco importante debido, en parte, a la calidad de las producciones para pantalla grande (aunque si quien dice esto es el Ministro de Economía y Hacienda, se monta un cierto revuelo). Y a pesar de ello, no siempre las vemos ni en el aparato ni en la plataforma para las que fueron creadas.

Existe una gran oferta de páginas web para la descarga de estos contenidos mediante protocolos P2P y otra no menor para su visualización on-line. No quiero entrar a valorar esta oferta, su legalidad, ilegalidad o alegalidad. Prefiero quedarme con la reflexión de que el consumidor no pagará por un contenido si lo tiene a su disposición de forma gratuita y no se le ofrece ningún beneficio extra incluido en el precio. Y, segunda reflexión, seguramente no tenga interés en consumir estos contenidos siempre en el aparato que llamamos televisor, sino que pueda querer consumirlos en el ordenador, tableta o teléfono móvil.

wpid-houseofcardsseason2

Sería muy presuntuoso pensar que la industria del entretenimiento, entre ellas las televisiones de cable, satélite o cualquier otra forma de televisión de pago, no han llevado a cabo estas mismas reflexiones. Pero quien mejor parece haberlas afrontado es Netflix una empresa que en sus orígenes se dedicó a la distribución de contenidos como videoclub. Sus servicios incluían la posibilidad de ver vídeo bajo demanda por streaming o bien recibir por correo postal un disco con la película solicitada, con una modalidad de pago de suscripción mensual.

El modelo de negocio basado en el formato físico es, actualmente, residual para la compañía y se ha centrado en el modelo on-line. Ofrece sus servicios de streaming en EEUU y Canadá, América Latina y alrededor de una docena de países en Europa. España no está entre ellos, donde lo más parecido que tenemos sería Yomvi, de Canal+. Entre los dispositivos compatibles con Netflix se encuentran  set-top-box, reproductores de Blu-Ray, SmartTV, videoconsolas de salón y portátiles, el reproductor Chromecast de Google, tabletas y teléfonos móviles con los sistemas iOS, Android y Windows Phone y ordenadores, portátiles y de sobremesa, con sistemas operativos ChromeOS, OS X y Windows.

Pero Netflix no se ha quedado solo en la distribución, sino que también ha entrado en el negocio de las productoras de contenidos. Su producción más conocida seguramente sea House of Cards, una muy buena serie protagonizada por Kevin Spacey y Robin Wright (ganó el Globo de Oro de 2013 a mejor actriz en drama televisivo) que narra las luchas por el poder en la trastienda de la Casa Blanca, aunque tampoco hay que olvidar la película documental The Square, nominada para los Premios Oscar este año.

Desde el punto de vista del espectador, la posibilidad de ver una serie en cualquier momento, en cualquier lugar, desde cualquier dispositivo, sin los rigores de una programación horaria y pudiendo ver más de un capítulo seguido sin esperar una semana para la siguiente entrega, resulta altamente tentador. En realidad, es lo que ahora mismo hacemos con las páginas de enlaces P2P y visualización on-line que decíamos antes. Pero bajo un modelo de pago por suscripción en el que converge la televisión, el cine e Internet, un modelo que está mostrando ser rentable

Y aquí habría que hablar también del acuerdo entre Netflix y Comcast para la distribución de contenidos, en especial los producidos por Netflix, pero lo dejaremos para otra entrada.

Anuncios